De acuerdo con un estudio realizado por Harvard Business Review, dos de cada cinco directores ejecutivos fracasan dentro del primer año y medio de laboreas liderando una organización y un tercio de los directores ejecutivos de empresas de alto rango no llegan a los últimos tres años.

Para lograr los objetivos de la empresa es indispensable contar con el compromiso total de tus colaboradores de otro modo estarás en camino al fracaso. 

Es por eso que te compartimos cuatro elementos importantes que debes tomar en cuenta en tu posición de liderazgo:

1.- La “marioneta”

Muchos líderes ceden a esta trampa donde simplemente juegan de forma segura para preservar su posición y privilegios. Sólo siguen órdenes y nunca defienden a su equipo

Lo más complejo de esta es que tus empleados escuchando y observan todo. Si como líder sigues dirección continuamente, eres un títere. Algunas empresas solo contratan gerentes que pueden controlar, esto es un error y derivará en fracaso y pérdidas para la empresa. 

“Los clientes no son lo primero. Los empleados son lo primero. Si cuida de sus empleados, ellos se encargarán de los clientes”, Richard Branson

2.- El King Kong

Algunos líderes, cuando llegan a la cima, olvidan de inmediato de dónde vienen. Los grandes líderes no hablan a sus empleados ni los hacen sentir inferiores. Por el contrario es necesario mezclarse entre los subordinados con respeto y también por todos aquellos con los que tenga contacto, incluido el asistente de cocina, el conserje, el guardia de seguridad, etc. Su reputación interna se difundirá rápidamente.

“No construyes un negocio. Construyes gente y la gente construye el negocio “, Zig Ziglar

3.- El Superhombre

Se piensa que toda la empresa gira en torno a ellos, e incluso comienzan a comportarse como si fueran los dueños. 

Esta actitud les hace tomar decisiones en solitario, ignorar los comentarios que no le gustan y tomar el crédito. Por eso que que lo especialistas dicen que dejar que el ego se adelante y pensar que lo sabes todo es un camino seguro hacia el fracaso. Mostrar cierta vulnerabilidad permite fortalecer las relaciones con tu equipo.

4.-Trata a los empleados como si tu negocio dependiera de ellos

La mayoría de las empresas ponen a los clientes en primer lugar, dejando de lado a los empleados, ellos son las ramas de un árbol que hace crecer a la empresa.  Si tratamos a las personas solo como un medio para un fin, nunca tendremos su lealtad. Valora a la gente y ellos, como consecuencia, se van a ocupar de forma eficiente con tus clientes.

Recuerda que mantener una buena relación con tus empleados es vital para el futuro de tu negocio. Aprende a mantener una relación saludable, profesional y cálida para la reducción del estrés laboral y para la creación de un ambiente de trabajo más productivo y agradable.

 

Leave a Reply