Que la crisis no te agarre desprevenido: 5 tips para estar preparado

El ambiente económico que se vive en el país es incierto. El dólar ha subido, el sector público ha tenido varios recortes, los empresarios han expresado su preocupación y se ha reducido la calificación crediticia del país. Aun en estas circunstancias, nadie puede asegurar que los próximos cinco años traerán una mejora o una recesión. Pero aunque el futuro económico del país no pueda predecirse, una mala situación económica personal sí se puede prevenir. Para hacerlo, además de ahorrar, invertir en algo seguro o pedir un préstamo de nómina, enfócate en reducir tu gasto.  Sin importar que estés teniendo una buena racha financiera o si tus deudas comienzan a acumularse, reducir tu gasto es un excelente hábito personal. Aquí te presentamos esto cinco pasos sencillos para que comiences a hacerlo:

  1. Anota todos tus gastos durante un mes.

Tal vez estás muy consciente de lo que gastas en renta, pero no de a dónde van los $20 pesos que siempre traes en tu bolsillo. Observa en qué estás gastando tu dinero y anótalo cada que lo hagas. Puede parecer muy tedioso, pero vale la pena.

  1. Identifica cómo gastas en las tres Cs.

Café, comidas y coches: estos tres gastos son las principales fugas de dinero que puedes controlar. Analiza las notas que tomaste y saca el monto total que gastaste en tus capuchinos, comidas en restaurantes o pedidos a domicilio, y gasolina, taxis o aplicaciones como Uber durante el mes.

  1. Establece un presupuesto para cada C

Ahora que ya sabes cuánto gastas en ellas, decide cuánto debes gastar en ellas. Tú elige el monto para cada una, pero sigue este consejo: lo que gastes en las tres juntas no debe representar más del 30% de tus ingresos mensuales.

  1. Comienza a modificar tus gastos en cada C.

Para respetar tu presupuesto, lleva tu café y comida al trabajo. Toma un poco más de tiempo, pero puedes preparar tus alimentos el día anterior e invertir en un recipiente para transportar tu café a la oficina. Para usar menos el coche, puedes caminar más si son distancias cortas, pedir más aventones o usar bicicleta y el transporte público. La disminución en tus gastos se verá reflejada de manera inmediata.

  1. Dile a tus amigos y familiares que estás tratando de reducir tus gastos.

Si sientes que vas a estar tentado socialmente para gastar de más, dile a todos con quienes pasas mucho tiempo cuáles son tus objetivos. Te sorprenderás del apoyo que te darán. O aún mejor: propón que todos reduzcan sus gastos al mismo tiempo.


>