No regreses más estresado de tus vacaciones. Aquí van tres tips para que no te endeudes

Tan pronto terminan las clases, tus hijos llegan a casa para recordarte la promesa que les hiciste el primero de enero: “Este año sí nos vamos de vacaciones.” En vez de fingir que no te acuerdas, este verano los vas a sorprender con la reservación hecha para el hotel en la playa y los boletos de avión ya impresos.

Además de los básicos que debes llevar –el bloqueador, los lentes de sol, el sombrero y hasta el inflable de flamingo–, ahora que saldrás de vacaciones después de mucho tiempo de no hacerlo debes empacar un nuevo y muy importante artículo: tu Lista.

Esta Lista, impresa en una hojita de papel o almacenada en tu teléfono a modo que puedas acceder rápidamente a ella, te será muy útil para evitar dejarte llevar por el entusiasmo vacacional y terminar gastando en exceso. Su objetivo es simplemente servir de recordatorio, pues el descanso físico y mental de las vacaciones no deben influir en tu estabilidad financiera una vez que vuelvas a tu rutina cotidiana.

La Lista es muy corta y debe mencionar los siguientes puntos:

  • El presupuesto que te fijaste para el viaje.

Incluye el monto total de las noches de hotel, los boletos de avión (aunque los hayas liquidado antes de viajar) el transporte terrestre, las comidas y los gastos de entretenimiento.

  • Los tres gastos más importantes que tendrás después del viaje.

Probablemente los que estén relacionados con el regreso a clase: las colegiaturas, las inscripciones, los útiles y los uniformes. Este punto no debe estresarte, sino hacerte recordar que son responsabilidades que seguirán allí mucho después de que se haya desvanecido tu bronceado.

  • La manera en que pudiste financiar el viaje.

Ya sea mediante tus ahorros y los de tu esposa, un crédito personal, el uso de tarjetas de crédito o un préstamo de nómina. El importante tenerlo presente.

¿Por qué es importante que recuerdes lo que incluye tu Lista? El año pasado, un estudio reportó que los mexicanos destinaron hasta un 60% de sus ingresos familiares en sus vacaciones de verano. Hasta un 14% de los mexicanos financió sus viajes con tarjetas de crédito, y como cada año, los créditos personales en instituciones tradicionales aumentaron a finalizar el periodo vacacional.

Tener presente un presupuesto para el viaje, lo que vendrá después de él y la manera en que se financió es la mejor manera de disfrutar el descanso del momento sin sacrificar tu tranquilidad mental del futuro. Requiere un poco de planificación, pero hacerlo traerá mucha estabilidad financiera en un futuro. Por eso, asegúrate de que tu Lista se suba al avión contigo.

>