Los millennials no van a tener una vejez tranquila

Un estudio reciente sobre los hábitos financieros entre los millennials mostró que el 55% de ellos sí tiene al ahorro dentro de sus prioridades. Pero en vez de destinar ese dinero para un futuro a largo plazo, según este estudio la mayoría de los millennials tienden a gastar ese ahorro en actividades que les permitan socializar o vivir el momento. 

No es que irse de viaje o comprar boletos para un concierto sea malo. El problema es que se deje de lado el futuro por disfrutar del presente. Esto es particularmente preocupante para los millennials –aquellos que nacieron entre 1981 y 1996 y que hoy conforman el 45% de la fuerza laboral en México– por una sencilla razón: sus circunstancias laborales actuales no les permitirán tener una vejez tranquila. 

¿Cuáles son estas circunstancias? 

– Los millennials ya no recibirán pensiones del IMSS. 

Solo los trabajadores del sector privado que comenzaron a cotizar en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) antes del primero de julio de 1997 tendrán una pensión que será cubierta por esta institución. Para obtener el beneficio, deben cotizar al menos 500 semanas y obtendrán casi el 70% del sueldo promedio de sus últimos cinco años laborados. En 1997, el millennial más viejo tenía 16 años. 

–Los millennials sí recibirán pensión de su Afore, pero no será suficiente. 

El actual sistema de Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore), es un instrumento de ahorro obligatorio para el retiro o el largo plazo. Todo empleado afiliado al IMSS o ISSSTE cuenta con su Afore. Pero contrario a las pensiones del IMSS, lo que ofrecerá la Afore como pensión en su vejez será el resultado del ahorro logrado durante toda su vida laboral. Muchos se van a quedar con el pago mínimo garantizado, que es poco más de un salario mínimo. 

Pocos millennials tienen planes concretos para asegurar su retiro 

Una encuesta realizada por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro en 2017 mostró que el 88% de los millennials encuestados sabe qué es una Afore. El 74% que no tiene una dijo que sí le gustaría tenerla. Pero el 64% del total no acostumbra llevar algún tipo de registro de sus gastos, el 43% no considera a la Afore como una prestación importante y el 59% emprendería un negocio en vez de ahorrar si tuviera ingresos inesperados. 

–La mitad de los millennials prefiere emprender o trabajar por su cuenta 

Aunque ser freelance tiene sus beneficios –como poder manejar el horario propio, trabajar mientras se viaja y menos tiempo de traslado entre la casa y la oficina–, tiene la gran desventaja de la falta de prestaciones. Para ayudar un poco a sus empleados, muchas empresas ofrecen prestaciones como cajas de ahorro o préstamos de nómina, los cuales resultan particularmente útiles para solventar alguna emergencia o viaje espontáneo en vez de recurrir al ahorro destinado para el retiro. 


>