Encontrar al mejor talento no es nada sencillo. Independientemente del tamaño de la empresa, cada proceso de reclutamiento implica una inversión de tiempo, dinero y recursos humanos y, como tal, espera el mejor resultado. En este caso, el de contratar al mejor elemento que cumpla las responsabilidades de su puesto y sea una gran adición al equipo de trabajo.

Alcanzar este objetivo se complica actualmente por distintas circunstancias. Un competido mercado laboral, la falta de candidatos especializados en ciertas industrias, la fuga de cerebros, lo proliferación del trabajo freelance y lo atractivo que es esta opción para jóvenes profesionistas son solo algunos ejemplos. Por ello, resulta muy entendible que las empresas estén cada vez más enfocadas en tener estrategias para que los buenos empleados decidan quedarse en ellas. 

Sin embargo, las estrategias de retención de talento no siempre son tan obvias como parecen. Grandes  empresas de tecnología han popularizado algunos de los esfuerzos de retención más comunes en la actualidad, especialmente para empresas recién creadas o en crecimiento: oficinas espaciosas, home office ilimitado, café y bebidas gratis, incluso áreas de esparcimiento con sillones cómodos y mesas de ping pong. Por ejemplo, Google es conocida por ofrecer alimentos gratuitos y de gran calidad durante todo el día para sus empleados. También tiene un servicio de masajes para relajar a la plantilla laboral, y les ofrece un gimnasio de primer nivel; todo a cuenta de la compañía, por supuesto. 

Pero, ¿realmente estos beneficios aparentemente sencillos garantizan la permanencia de un gran empleado? Es cierto que en Google, un empleado se queda en promedio 3.2 años trabajando en la compañía. Este número es bastante bueno, considerando que el tipo de talento que Google recluta es muy especializado (ingenieros de producto, programadores, expertos en inteligencia artificial, etc.) y cotizado. Pero para las empresas que han imitado esta tendencia, la comida gratis y los sillones cómodos no hacen toda la diferencia. Es más; pueden ser contraproducentes al atraer al tipo de empleado que no quieres. 

Además de sus atractivos beneficios, Google también ofrece excelentes prestaciones, como seguro médico, licencias de maternidad y paternidad (22 y 7 semanas, respectivamente), y asistencia financiera para educación continua. Al final, estos y otros tipos de beneficios -como también pueden ser los préstamos de nómina– son los que realmente funcionan para los empleados y los que, además de una ruta de crecimiento profesional, más influyen cuando ellos deciden si se quedan o no en una compañía. Si se sienten apoyados financieramente por su empleador, la decisión es más fácil. No importa tanto si tienen colchones cómodos.


>