Apenas van un par de semanas de estar en cuarentena, y ya comienzan las preocupaciones por lo que implicará la pandemia del coronavirus en nuestras finanzas cuando pase la contingencia. Sería imposible no hacerlo, pero no es razón para entrar en pánico. Sin duda serán semanas difíciles, pero lo importante es tener una estrategia para llegar al final de esta situación. Algunos consejos que ayudarán para lograrlo:

  • Compra lo esencial

Según indicaciones oficiales y de la comunidad científica, para evitar la propagación del virus será necesario estar en casa por lo menos un mes y salir solo para lo necesario. Esto implica tener bien abastecida la alacena y el refrigerador considerando a la gente que vive en casa, lo cual no significa caer en las compras de pánico. Piensa en los demás: provocar el desabasto de ciertos productos no beneficia a nadie.

  • Trata de ahorrar en servicios

Tú y tu familia estarán en casa un buen rato, lo cual provocará, naturalmente, mayor consumo de agua, luz, gas e internet. Hay que estar conscientes de no gastar de más, por lo que servirá tener un horario para usar el internet -especialmente para los que están haciendo trabajo remoto o home office-, ahorrar agua en cubetas a la hora de bañarse, apagar las luces, utilizar más la estufa que el horno e  intentar hacer más cosas durante las horas de luz natural. 

  • Aprovecha lo que tienes en casa

Esto va para todo: Internet para poder hacer ejercicio o tomar algún curso, alimentos enlatados que tienes desde hace años y que aún sirven, cosas de uso diario que pueden servir para entretener a tus hijos o a otros adultos. Aún cuando sigue siendo posible ir al supermercado, la idea es no gastar y mantener las finanzas en línea.

  • Revisa tus deudas con tu institución bancaria

Si lo que más te preocupa es pagar tus deudas, revisa las medidas que algunos bancos están ofreciendo para apoyar a sus clientes en este sentido. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores está trabajando para emitir criterios contables para que bancos, Sofipos, Socaps y Uniones de Crédito apoyen con el diferimiento parcial o total de pagos de capital y/o intereses hasta por 4 meses, con posibilidad de extenderlo a 2 meses adicionales. En algunos casos, los saldos se podrán congelar sin cargo de intereses.

  • Infórmate sobre tus aliados financieros

Además de las medidas en las que te puede apoyar tu banco o el Infonavit, en caso de que estés pagando tu crédito hipotecario con ellos, consulta con otros aliados financieros, como tu propio empleador. Muchas veces las empresas ofrecen préstamos de nómina, que serían de mucha utilidad en esta circunstancia en caso de que tu empleador siga operaciones medianamente normales durante esta situación.