Hasta que haya una vacuna eficaz que prevenga el COVID-19, evitar aglomeraciones de gente y practicar el distanciamiento social serán prácticas recomendadas y, en muchas ocasiones, obligatorias para los espacios de trabajo.

Con estas consideraciones, las empresas de todos los tamaños tendrán que adaptar sus prácticas laborales. Será un reto particularmente difícil para las PyMEs, pues el camino a seguir no es del todo claro. Hay una guía emitida por las autoridades de gobierno donde se indican las medidas a tomar en los espacios de trabajo (disponible aquí), pero no profundiza en las circunstancias o necesidades de empresas pequeñas, medianas o de distintos sectores. Por otro lado, la migración hacia el home office es una alternativa viable, pero implica otros cambios que también varían de empresa a empresa.

Por ello, vale la pena definir una estrategia para reicoporar a tu personal de la mejor manera, mitigando los riesgos de salud y asegurando la viabilidad de la operación de tu negocio a largo plazo.

A continuación se detallan las ventajes y desventajas de la implemetación del home office, y así puedas diseñar la mejor estrategia para tu empresa.

Trabajo remoto o home office

Ventajas: 

  • Reduce o elimina los traslados hacia y desde la oficina, lo cual representa un ahorro en tiempo y transporte, sea público o privado, para los empleados.
  • Actualmente existen herramientas y accesibles para poder trabajar de manera remota y coordinarse con los equipos
  • Si se implementa a largo plazo, incluso podría reducir el espacio de las oficinas físicas y significar un ahorro significativo en rentas.

Desventajas:

  • Mandar a los empleados a trabajar a casa implicaría proveerles una computadora o acceso a almacenamiento en la nube.
  • Adaptarse a trabajar en equipo de manera remota y mantener el espíritu de colaboración tendrá su propia curva de aprendizaje. 
  • Empresas del giro restaurantero o que exijan atención directa a clientes no podrán hacer la transición tan fácil.

Adaptar las oficinas o espacios de trabajo

Ventajas: 

  • Adecuar las instalaciones existentes a las nuevas medidas de distanciamiento social (que los escritorios tengan distancia mínima de 2 metros entre ellos, crear cubículos individuales, cerrar salas de juntas, etc.) haría más fácil el regreso a un ritmo de trabajo similar al que existía antes. 
  • La empresa se evitaría los costos económicos y de recursos humanos para adaptarse a trabajar de manera remota.
  • La relación con los clientes se podría retomar con facilidad.

Desventajas:

  • El costo de cumplir con las disposiciones obligatorias federales, como la provisión de tapabocas, gel sanitizante y en algunos casos acrílicos para dividir espacios de trabajo, lo tendría que absorber la propia empresa. 
  • Pese a los cuidados y adecuaciones, el riesgo de congregar a varias personas en un mismo espacio siempre será más alto que trabajar de manera remota.
  • En algunos casos, se tendría también que proveer servicios de transporte para los trabajadores con tal de evitar el uso transporte público para prevenir contagios. 

Algo importante a destacar es que cualquiera de las opciones requiere algún tipo de gasto -ya sea para el software o equipos para trabajar en casa o para cubrir las adaptaciones a las oficinas-, por lo que tener en cuenta algún tipo de crédito PyME o corporativo también es importante.