Planear a largo plazo

Los últimos meses han sido larguísimos para las pequeñas y medianas empresas, especialmente en México. Si diriges alguna de ellas, es muy probable que todavía estés lidiando con circunstancias difíciles para mantenerla a flote, a pesar de que las restricciones del confinamiento están levantándose poco a poco. Probablemente pienses que la planeación a largo plazo no es primordial en este momento ya que hay temas más inmediatos que resolver: salarios, deudas, gastos inesperados. 

Sin embargo, la importancia de pensar a largo plazo hoy es más  importante que nunca. Son tres las principales razones por las que las PyMES deberían adoptar esta mentalidad:

No hay vuelta atrás.

Es cierto que nadie hubiera podido anticipar la pandemia que ha marcado un antes y un después en todos los aspectos de nuestras vidas, pero si tuviéramos que traspolar una sola lección al mundo empresarial sería el saber prepararnos para la incertidumbre. Parece imposible ya que no podemos ver lo que desconocemos, pero al final no podemos volver al pasado y cambiar lo que no funcionó. No hay otro camino más que hacia adelante, y para cualquier empresa esto significa otra oportunidad de aprender las duras lecciones que nos brindó este año.

Una sólida planeación financiera a largo plazo puede neutralizar más sorpresas en el futuro. 

En estos momentos parecería imposible pensar en tener un colchón financiero para la posteridad. Sin embargo, hay que aprender del pasado reciente. ¿Qué pudiste haber hecho diferente en el aspecto financiero de tu empresa antes de que iniciara el confinamiento en marzo pasado? ¿Establecer una negociación con tus proveedores, tener un apartado para cubrir salarios o aceptar un crédito sostenible para pagar el almacenamiento de productos, tal vez? Si nos enfrentamos a un futuro incierto, lo mejor será tener estas alternativas en mente y planear a largo plazo.

Necesitas margen de maniobra.

Basta con leer las noticias para darse cuenta que las cosas van a tardar en volver a la normalidad que conocíamos antes. Aun cuando el propio Secretario de Hacienda estima que el crecimiento económico de México será del 4,6% en 2021, hay que recordar que esta cifra no podrá compensar todo lo que la economía cayó durante los meses de la pandemia. Así que el 2021 se tratará de recuperar todo lo perdido. Por esa razón, tu empresa no necesita enfocarse en “librar” el 2020, sino el año próximo -y es ahí en donde necesitará margen financiero para poder lograrlo. 

Planear a futuro

De ahora en adelante, pensar en estos escenarios deberá ser obligatorio para todas las empresas que hayan logrado sobrevivir a la pandemia. Tal vez no sea posible pensar en un crédito inmediatamente, pero en cuanto se vaya volviendo a una situación estable financieramente, valdrá la pena tomar estos recursos en cuenta.

>