Aguinaldo 2020

La temporada decembrina es una de las más anticipadas de cada año. Este 2020 no es la excepción, aunque las razones que esta vez nos emocionan no las habíamos tenido antes: por fin se termina el año que trajo la pandemia de Covid-19. Por esta razón, es normal tener la sensación colectiva de haber sobrevivido y de querer celebrarlo, especialmente si logramos llegar a diciembre teniendo salud y empleo.

 

Si estás en esta circunstancia, diciembre también significa la llegada de tu aguinaldo. Y si este año no ha sido normal, la manera en que se aproveche este beneficio laboral tampoco debería serlo. Aquí te compartimos unos consejos para darle el mejor uso a tu aguinaldo durante este fin de año:

También te puede interesar leer la nota: “Estrategia para encontrar trabajo”.

1. Paga tus deudas:

Esta opción debería ser la primera en tu lista si es que este año cargaste tu tarjeta o tomaste algún préstamo, situaciones que fueron muy comunes durante este periodo de incertidumbre. Pagar tus intereses a tiempo te permite evitar alguna multa que el monto de tu deuda. Recuerda que tener una buena calificación crediticia (necesaria para seguir pidiendo cualquier préstamo de alguna institución hipotecaria o bancaria acreditada) depende de qué tan buen pagador eres.

 

2. Haz un presupuesto:

Como todo ingreso que recibas, lo ideal es crear un presupuesto para organizar cómo vas a utilizarlo. Es común que para cuando cae el aguinaldo ya tengas planeado en qué gastarlo (regalos, gastos de festividades, vacaciones o la famosa ‘cuesta de enero’, por ejemplo), pero considerando que este año probablemente haya menos viajes y oportunidades de reunirse en persona con amigos y familiares, puede ser que tu aguinaldo tenga un fin distinto. Aprovecha la situación para planificar, e intenta que para 2021 esto sea un hábito.

3. Inviértelo:

Si este año no tienes planeado ya un uso para tu aguinaldo, podrías considerar ahorrarlo, pero piénsalo bien: si ahorrar es bueno, invertirlo es mejor. Hacerlo significa poner tu dinero a trabajar, generando intereses pequeños que con el paso del tiempo llegan a representar un monto importante. Puedes acercarte a algún banco o financiera para invertir en algún vehículo de inversión, como CETES, fondos, acciones de empresas o incluso en alguna plataforma de crowdfunding de algún proyecto que te interese.

4. Úsalo para apalancar tus planes

Si tus finanzas llegaron sanas hasta este punto del año -es decir, no tienes deudas impagables, mantuviste tu salario y no tienes que hacer un gasto fuerte a corto plazo- podrías complementar tu aguinaldo con algún préstamo adicional para dar ese paso importante, como adquirir una casa o abrir tu propio negocio. En este caso, una buena opción sería un préstamo de nómina que ofrezca tu propia empresa, lo cual es una ventaja porque el monto de tu deuda se descontaría directamente de tu salario cada quincena o día de pago.

>